Lo primero que me regaló mi padre cuando me cambié de piso fue una planta de romero. La tengo allí en la terraza, haciéndole compañía a la lavanda y es de lo que más estoy usando estos días en la cocina. La he usado sobretodo para platos salados pero el otro día me desperté con ganas de usar el romero en un bizcocho. De allí este cake de romero, naranja y aceite de oliva.

Se habla tanto de aceite de coco pero no hay que olvidarse de nuestro aceite de oliva virgen extra y de sus preciosas propriedades.

Veo que en las cocinas se sigue usando mucho el aceite de oliva pero yo aconsejo usar siempre aceite de oliva virgen extra que es de mejor calidad y su precio no suele ser mucho más caro. Cuando vivia en Londres la gente le daba mucha importancia al aceite de oliva virgen extra pagando lo que fuera para tenerlo en sus cocinas y me cuesta entender porque en países donde se producen tales cantidades de aceite como en España se continua usando tanto aceite de oliva y punto.

Para este cake de romero, naranja y aceite de olive usé harina de espelta mezclandola con harina de arroz integral y harina de arroz blanca muy fina y salió un bizcocho esponjoso y suave. Le añadí naranja porque suaviza el sabor del aceite y además es de temporada. Se hace rápidamente y aguanta unos 3 días.

 

 

 

 

 

 

 

Cake de romero, naranja y aceite de oliva :

  • 100g harina de espelta
  • 120g harina de arroz integral
  • 90g harina de arroz blanco muy fina
  • 100g panela
  • 1 cucharadita de levadura
  • el zumo de una naranja
  • 120ml aceite de oliva virgen extra
  • 180ml leche de arroz y coco
  • 1 cuchara abundante de romero cortadito
  • 3 huevos

 

 

 

 

 

 

 

 

Empezamos precalentado el horno a 180 grados y untamos un molde de horno de unos 20cm de largo.

En un bol bastante grande empezamos a mezclar las harinas, el azúcar, la levadura y el romero (yo suelo cortar las hierbas con una tijeras, lo encuentro más rápido y practico, sobretodo si están recién lavadas ya que con el cuchillo se suelen pegar a los dedos).

En otro bol batimos los huevos, añadimos el zumo de naranja, el aceite de oliva virgen extra y la leche.

Juntamos la mezcla líquida a la seca y giramos todo bien con una espátula hasta que no queden grumitos.

Vertimos la masa en el molde y lo ponemos en el horno por unos 50 minutos. Hacemos la prueba del palilllo para aseguraros de que esté bien cocido por dentro.

Lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar antes de empezar a cortarlo (y devorarlo ;)!!).

 

Texto y fotos por Cori