Me acuerdo que cuando era pequeña y mi padre me venia a recoger de la escuela en las estaciones más cálidas nos parábamos a menudo a tomar un “cremolato” en un bar al lado de mi cole, entre los barrios romanos del Aventino y Testaccio.

Leer más