La granada es un fruto que me apasiona, con sus granos rojos rubí es como tener una joya entre tus manos. Además es rica en vitaminas, tiene un alto poder antioxidante y limpia las arterias reduciendo el riesgo de ataques cardiacos.

El otro día estaba en casa de mi madre que me ofreció un zumo de granada recién exprimida y me quedé asombrada de lo bueno que estaba! He tomado granada en ensaladas, macedonias y así sola pero nunca había tomado zumo de granada. Hace unas semanas hice unas galletas que publiqué en instagram usando zumo de naranja y pensé que habría estado bien substituirlo por el de la granada. De allí está receta super sencilla para hacer unas cookies de granada, avena y almendras que se hacen rápidamente y salen muy buenas.

Decidí intentar hacer estas galletas sin azúcar para que pudiera tomarlas también mi bebé de 8 meses; como que llevan almendras enteras, que pueden ser peligrosas para una niña tan pequeña, lo que hice fue separar la masa en dos partes dejando una sin almendras. Si queréis hacer lo mismo os aconsejo reducir la cantidad de almendras a 60g.

Además son veganas y sin gluten y son un snack saludable que puedes congelar y tener siempre a mano. Cuando me entra un antojo las saco del congelador, las pongo en el tostador y en 1 minuto tengo una galleta calentita lista para tomar con mi infusión. Si por el contrario no queréis congelarlas aguantan una semanita en una caja de lata o un tupper de cristal bien cerraditos.

 

Cookies de granada, avena y almendras:

 

200g copos de avena (yo he usado avena sin gluten)

70g harina de avena

80g harina de arroz integral

20g harina de trigo sarraceno

150g harina de almendras

100g almendras enteras

½ cucharadita de levadura

60ml aceite de girasol biológico

75ml zumo de granada (aprox. una granada mediana) o 75ml de zumo de naranja

150 ml concentrado de manzana

50ml agua caliente

la cascara rallada de una naranja biológica (si se opta por la versión con el zumo de naranja)

 

Empezamos mezclando en un bol bastante grande los copos de avena, la harina de avena, arroz integral, trigo sarraceno y almendras  y la levadura.

En otro bol más pequeño juntamos el aceite, el zumo de granada* (o de naranja) el concentrado de manzana y la cáscara de naranja (si optamos por la versión con el zumo de naranja) y una vez que esté todo bien mezclado lo añadimos al bol con las harinas.

Añadimos el agua caliente (que haya acabado de hervir) y mezclamos todo, la masa tiene que ser pegajosa y no demasiado líquida. La dejamos descansar por unos 15 minutos.

Mientras esperamos encendemos el horno a 180 grados y vamos dorando las almendras en una sartén. Cortamos las almendras con un cuchillo a trozos bastantes grandes. Incorporamos las almendras a la masa y vamos haciendo unas bolitas con las manos. Las ponemos en una bandeja de horno previamente engrasada (o si preferís podéis usar papel de horno, las galletas no se tendrían que pegar al llevar aceite pero si queréis estar más tranquilos os aconsejo distribuir un poco de aceite de oliva con un pincel de cocina encima del papel de horno).

Ponemos la bandeja en el horno y dejamos cocer por unos 15/20 minutos o hasta que las galletas empiecen a dorarse. Sacamos la bandeja y dejamos enfriar antes de empezar a comerlas.

*Para conseguir el zumo de granada lo que hice fue poner las semillas de granada en una batidora y después colarlas.