Desde que empieza el otoño en mi casa siempre hay una calabaza, preparada para convertirse en una crema, pastel, quiche o cualquier cosa que se me ocurra. La calabaza es un alimento muy versátil y nos permite elaborar tanto recetas dulces como saladas, platos principales o postres… para mí es uno de los ingredientes estrella en esta época del año. El otro día me sorprendí cuando una amiga me comentó que le encantaba la calabaza pero que nunca la compraba ya que no se le ocurría qué podía hacer con ella, a mi me pasa justo lo contrario, no se qué haría sin ella!!…Si no sueles preparar ninguna receta con calabaza aquí te presento una receta super sencilla para que empieces a familiarizarte con esta verdura.

Además de su buen sabor es importante destacar las propiedades de este fantástico alimento. Es una fuente de minerales, vitaminas y fibra, además de betacaronetos, que es un potente antioxidante y una fuente de vitamina A esencial para el funcionamiento del sistema inmunitario y la vista.

La receta de hoy es una crema  de calabaza con boniato y jengibre, es muy rápida y fácil de hacer, además una vez comiences a hacer cremas de calabaza descubrirás que es muy fácil jugar con los ingredientes y obtener resultados sorprendentes.

 

Para prepararla necesitarás los siguientes ingredientes:crema de calabaza

  • 1 calabaza (potimarrón a ser posible)
  • 1 boniato
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de jengibre fresco rallado
  • 200 ml de leche de coco
  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • sal y pimienta.
  • Opcional: 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • Semillas de calabaza peladas para decorar

 

 

Empieza por pelar y trocear en dados la calabaza y el boniato, y pelar y picar el ajo y la cebolla. En una olla añade el aceite de coco y sofríe el ajo y la cebolla hasta que estén dorados, añade las verduras y el jengibre y remueve por unos instantes, echa la leche de coco y añade agua hasta cubrir las verduras. Tapar la olla y llevar a ebullición, cuando hierva bajar a fuego medio y cocinar durante aproximadamente 25 minutos. Una vez esté listo pasarlo por la batidora o con el brazo eléctrico hasta que la textura quede cremosa. Servir y decorar con semillas de calabaza peladas. Bon appetit!