El crumble de manzana es sin duda uno de mis platos dulces favoritos, desde que lo probé por primera vez hace ya mas de diez años en una cafetería de Nueva York no he parado de hacer esta receta en casa, si bien es verdad que mi manera de prepararlo ha ido evolucionando según ha cambiado mi alimentación a lo largo de todos estos años. He de reconocer que la primera vez que lo preparé utilicé ingredientes industriales como la mantequilla, el azúcar blanco etc… y aunque estaba muy bueno de sabor siempre me quedaba con un poco de mala conciencia solo de pensar la cantidad de azúcar que llevaba la receta. Lo increíble es que actualmente, utilizando ingredientes mucho mas saludables, el resultado no solo sigue siendo genial, sino que diría que está incluso mucho mas bueno!!

Este plato sirve tanto de postre como de desayuno, yo nunca me canso de comerlo, de hecho cuando lo preparo prefiero hacer una ración grande porque aguanta perfectamente en la nevera varios días. Lo puedes acompañar con una crema tipo yogur, o crema de coco.

Para preparar un crumble de manzana para 4 personas necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 4 manzanas rojas de tamaño medio
  • el zumo de medio limón
  • 150 gramos de azúcar de coco o panela
  • 60 gramos de copos avena
  • 60 gramos de harina integral (opcional sin gluten)
  • 30 gramos de nueces pecanas
  • 60 gramos de mantequilla vegetal (de coco o de oliva)
  • 1 1/2 cucharadas de fécula de maíz o arrurruz
  • 30 ml de zumo de manzana natural o agua
  • 1 1/2 cucharaditas de canela
  • una pizca de sal

 

Precalienta el horno a 180ºC.

Pela las manzanas, pártelas en cuatro cuartos y quita el corazón. Parte cada cuarto en seis rodajas finas. Prepara el molde para el horno y úntalo bien con un poco de mantequilla vegetal. Coloca los cuartos de manzana en el molde y echa el zumo de limón por encima lo antes posible para que no se oxiden las manzanas. Echa por encima de las manzanas la fécula de maíz o arrurruz, 60 gramos de azúcar, 1/2 cucharadita de canela, unas pocas virutas de mantequilla vegetal y el zumo de manzana.

En un bol mezcla la avena, la harina, el resto del azúcar (90 gramos), las nueces pecanas troceadas, la mantequilla vegetal, 1 cucharada de canela y la pizca de sal. Mezcla bien los ingredientes con las manos para romper las bolas grandes que se vayan formando, tiene que estar todo bien mezclado pero con textura de crumble. Cuando esté listo vierte la mezcla en el molde sobre las manzanas.

Introduce el molde en el horno y deja que se cocine aproximadamente durante 1 hora, trata de colocarlo de la mitad del horno hacia abajo para que la parte de arriba no se queme. Estará en su punto cuando las manzanas estén bien cocinadas y la parte de arriba dorada.

Dejar reposar unos 30 minutos a temperatura ambiente antes de servir. Guardar en la nevera si sobra algo! 😉

Espero que te guste! Si pruebas a hacer la receta nos encantaría que compartieras tu experiencia con nosotros!

 

Texto y fotos por Ale