En casa somos muy fans de los falafels pero sobretodo del hummus, en la nevera nunca falta un tupper con hummus listo para acompañar cualquier plato o simplemente para tomarlo en cualquier momento del día con unas zanahorias por ejemplo. Normalmente solemos cocinar falafels tradicionales de garbanzos, que están buenísimos y son una forma divertida de comer legumbres, pero de vez en cuando nos gusta variar un poco y probar recetas diferentes como esta receta de falafels de boniato, ideal para esta época del año si te gusta este tubérculo. La receta es perfecta como plato principal, ya que es muy nutritiva, pero también es muy práctica para llevar a cualquier cena con amigos, como entrante o para un brunch.

Quiero destacar el valor nutricional del hummus, es un alimento que suele estar presente en la dieta de las personas veganas o vegetarianas, ya que es un excelente sustituto de la proteína animal por contener proteína vegetal completa. Además es una fuente importante de fibra y de minerales como el hierro, magnesio, potasio, calcio y fósforo, y aporta a su vez ácido fólico, muy importante para las embarazadas, entre otros muchos nutrientes.

 

Para preparar alrededor de unos 20 falafels de boniato necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 1 boniato grande (aprox 400 gramos)Falafels de boniato
  • 120 gramos de harina de garbanzos
  • el zumo de 1 limón
  • 2 dientes de ajo pequeños
  • 1/2 cebolla pequeña
  • 1 cucharada de perejil fresco
  • 1 cucharada de cilantro fresco
  • 1 cucharadita de comino
  • sal y pimienta
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • opcional: semillas de sésamo para decorar

 

 

Precalienta el horno a 180ºC.

Pela el boniato y trocéalo en dados, a continuación pon agua a hervir en una cacerola y deja cocer el boniato hasta que quede tierno (unos 15 minutos). Cuando esté listo aplasta el boniato con un tenedor hasta formar un puré.

En un bol mezcla la harina de garbanzos, el boniato, el zumo de limón, el ajo pelado y picado, la cebolla picada muy pequeña, el cilantro y perejil picado, el comino, y un pellizco de sal y pimienta. Mezclar bien todos los ingredientes y amasar, la masa resultante debería ser un poco pegajosa pero debes poder formar las bolitas con facilidad, si no es así y queda demasiado espera puedes añadir un poco de agua o más zumo de limón.

Vamos dando forma a las bolas, las pasamos por las semillas de sésamo y las ponemos en una bandeja de horno con un poco de aceite de coco o papel de horno. Hornea los falafels durante unos 20 minutos, si puedes ve girándolos para que se hagan bien.

 

Mientras se cocinan los falafels podemos ir preparando el hummus con estos ingredientes:

  • 1 bote de garbanzos cocidos de 400 gramos    
  • el zumo de medio limón
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas grandes colmadas de tahina
  • 1 cucharadita de comino
  • sal y pimienta
  • opcional: pimentón dulce y perejil fresco para decorar

 

 

En un bol incorporamos los garbanzos, el aceite de oliva, el zumo de limón, el diente de ajo pelado y trituramos con el brazo eléctrico o con el procesador de alimentos. Añadimos a la mezcla la tahina, el comino y una pizca de sal y pimienta, y volvemos a triturar hasta que quede una pasta homogéna. Una vez esté listo decoramos con un poco de pimentón dulce y perejil fresco si te apetece.

Has visto qué fácil? No hay excusas para no hacer el hummus casero!!

Espero que disfrutes mucho de estas dos recetas, y si las pones en práctica compártelo con nosotras por favor 🙂

 

Fotos y texto por Ale