Desde siempre me ha encantado hornear muffins, panes, galletas y bizcochos.

Mientras al principio seguía recetas escritas por terceros en los últimos años, después de que me detectaran una fuerte intolerancia al gluten, he ido experimentando para crear recetas que salieran igual de ricas utilizando ingredientes libres de gluten o con bajo contenido de gluten y posiblemente con pocas cantidades de azúcar.

El otro día me fui a ver a una amiga que en este momento por razones de salud no está tomando ni lácteos ni gluten y decidí llevarle estos mini muffins de mijo y frambuesas que están muy ricos y que siempre traen alegría. Usé muy poca panela y sirope de agave para hacerlos porque personalmente prefiero que estos tipos de alimentos no salgan demasiado dulces.

Desde que soy pequeña en mi casa hemos intentado no tomar bolleria industrial o alimentos que contienen demasiado azúcar.  Son ya varios años que le estoy muy agradecida a mis padres por esta decisión ya que no suelo tener la necesidad de tomar postres excesivamente dulces o de comprarme bollería industrial (claramente hay excepciones ya que soy humana yo también ;)!). Estoy profundamente convencida de que la alimentación con la que crecemos y con la que nos alimentan en casa desde pequeños será la que dicte nuestros gustos de mayores. Os pongo el ejemplo de mi pareja que desde pequeño ha estado tomando cosas muy dulces como chucherías y bebidas muy azucaradas y él mismo admite como, aun sabiendo lo malos que son, le es difícil dejar de lado a estos tipos de alimentos.

Así que si tenéis a algún retoño en casa os animo a retrasar lo más que podáis la ingestión de azúcar, el niño os lo agradecerá una vez mayor!

Pero bueno, volvamos a la receta de estos muffins de mijo y frambuesas.

Para usar poco azúcar en estos muffins el truco está también en cocer el mijo directamente en una leche vegetal cuyo sabor sea ya bastante dulce por si mismo (como leche de avellana o de almendra, o coco y arroz como es mi caso).

Estos mini muffins de mijo y frambuesas son sin gluten y sin lácteos y la verdad es que salen riquísimos. El mijo es uno de estos cereales super completos que tenemos un poco olvidados y que os animo a probar. Su precio no es elevado y en unos 10/15 minutos lo tenéis listo para acompañar verduras, guisos, comerlo en la sopa o si como he hecho yo, preferís tomarlo en versión dulce, podéis cocerlo en alguna leche o incluso usarlo para preparar vuestro porridge.

 

MUFFINS DE MIJO Y FRAMBUESAS

(para aprox. 10/12 muffin)

  • 100g harina de arroz integral
  • 60g harina de maíz muy fina (tipo maicena)
  • 2 cucharadas soperas de sirope de agave
  • 2 cucharadas soperas de panela
  • 1 cucharada sopera de canela
  • 110ml aceite de girasol
  • 130g mijo sin cocer
  • 1 pizca de sal
  • 2 plátanos muy maduros
  • 1 huevo
  • 100g frambuesas
  • 1 cucharadita de levadura
  • leche vegetal (en mi caso de arroz y coco), se necesita el doble de volumen que el mijo

 

Primero de todo y con bastante antelación, ya que vamos a necesitar que esté frío, cocemos el mijo en la leche. Yo primero tuesto el mijo solo en una olla y cuando veo que está doradito añado la leche. Para cocer el mijo basta usar el doble de su volumen de leche. Primeros dejamos el fuego al máximo y cuando empieza a hervir la leche bajamos la flama y tapamos la olla. Dejamos hervir por unos 12 minutos y apagamos la flama, dejamos la tapa por un minutito más y ya está, ya tenemos listo el mijo. Lo dejamos enfriar bien.

 

Precalentamos el horno a 200 grados y untamos los moldes de los muffins con mantequilla o con aceite de coco.

 

Mezclamos todos los ingredientes secos, es decir las harinas, la levadura, la canela y el pellizco de sal en un bol mediano.

En otro bol mediano aplastamos muy bien los plátanos junto con la panela y el sirope de agave. Hay que mezclar bien, hasta que el azúcar se haya completamente disuelto. Añadimos el huevo y continuamos a mezclar hasta que quede una masa homogénea. Añadimos el aceite.

Añadimos la mezcla de los ingredientes líquidos a los ingredientes secos ayudándonos con una batidora. Cuando esté todo bien mezclado añadimos el mijo y las frambuesas, esta vez usando una cuchara de madera.

Ahora podemos verter la masa en los moldes de los muffins y ponerlos en el horno bien caliente por unos 30/40 minutos o hasta que los muffin empiecen a dorarse. Os aconsejo de hacer la prueba del palito, es decir, insertar un palito de madera en los muffins y cuando salga seco significa que ya están hechos.

 

Texto y fotos por Cori