Varias personas nos pidieron la receta del pudding de chia y chocolate con mermelada de plátano que colgamos en Instagram. En realidad es una de estas recetas que sorprenden por lo buenas que son y lo fácil que es prepararlas.

Aunque la mayoría de puddings de chia se hacen con leche vegetal yo en este caso preferí usar agua, de este modo el único sabor que prevale es el chocolate. Y creedme si os digo que si lo que vais a usar es un chocolate en polvo de buena calidad vale mucho la pena. Le he añadido también unas cucharadas de mantequilla de avellanas porque las avellanas junto con el chocolate nunca defraudan.

El protagonista de esta receta es por supuesto la chia, un alimento que se ha vuelto muy de moda pero que tiene sus buenas razones por serlo. Las semillas de chia tienen 5 veces más calcio que la leche ( es decir, son ideales para todas las dietas de personas veganas e intolerantes a la lactosa), son ricas en ácidos grasos omega 3 y tienen muchas otras propiedades que podéis leer aquí.

Os aconsejo preparar este pudding de chia y chocolate el día anterior y dejarlo en la nevera y voilá, ya tenéis el desayuno listo para la mañana después.

Lo único que tenéis que hacer la mañana siguiente es añadirle un poco de mermelada, de plátano en nuestro caso, y los toppings que queráis como por ejemplo yogur griego o de coco, granola homemade (por cierto, tenemos una receta de granola riquísima que pronto compartiremos con vosotros por aquí), mantequillas de frutos secos o más fruta como en nuestro caso!

 

Pudding de chia y chocolate con mermelada de plátano (approx. 4 raciones)

 

Para los puddings de chia y chocolate:

4 cucharadas soperas de semillas de chia

180/200 ml de agua filtrada

2 cucharadas soperas de cacao en polvo de buena calidad

3 cucharadas soperas de sirope de arce (o sirope de agave o miel)

2 cucharadas de mantequilla de avellanas

 

Para la mermelada de plátano (receta de Ale)

3 plátanos muy maduros

el zumo de medio limón

agua filtrada (la que se necesite)

2 cucharadas de panela (opcional)

 

Empezamos preparando la mermelada de plátano. Ponemos a calentar un poco de agua en un cazo y añadimos el plátano cortado a trocitos. Vamos removiendo, intentando aplastar bien la fruta. Añadimos el zumo de limón y la panela y seguimos girando hasta que el resultado sea un conjunto cremoso sin grumos ( si lo preferís aun más cremoso podéis pasarlo después por una licuadora).

Para hacer los puddings de chia tendréis que empezar mezclando la chia con el agua y el cacao en polvo. Os aconsejo de empezar mezclando el agua con las semillas. Tendréis que mezclar varias veces hasta que veáis que las semillas se han quedado todas bien empapadas. Entonces podéis ir añadiendo poco a poco el cacao tamizado. Esperar un par de minutos y volver a girar. Si veis que le falta agua le podéis ir añadiendo poco a poco. Tiene que quedar todo bien amalgamado y no tienen que haber partes más pegajosas. A este punto podéis ir añadiendo el sirope de arce o el endulzante natural que hayáis elegido. Lo mezcláis todo y lo dejáis en la nevera toda la noche.

La mañana después sacáis de la nevera la semillas de chia, las giráis un poco y les añadís la mantequilla de avellanas, continuando a girar hasta que no quede bien incorporada. Ahora podéis ir montando vuestros chia puddings, vais a tardar un minuto!

Empezáis poniendo en un potecito como base la mermelada de plátano, la cantidad que os apetezca, después las semillas de chia y para terminar vuestros topping favoritos. Feliz desayuno!

 

Texto y fotos por Cori