Últimamente cada vez que voy a una reunión de amigos me piden que les haga este paté vegetal de remolacha del que os voy a hablar. La verdad es que se trata de una receta muy fácil de hacer y es perfecta para cuando tienes poco tiempo. El color de la remolacha le da ese toque vistoso que hace que parezca un plato mucho más elaborado de lo que realmente es, y si además lo presentas con un poco de gracia, añadiendo unas semillas de girasol o unos germinados por ejemplo, es un triunfo asegurado.

Para hacer esta sencilla receta vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

  • 1 paquete de tofu blando (no sedoso)
  • 1 remolacha hervida
  • 2 cucharadas soperas de tahín
  • 2 cucharadas soperas de tamari o salsa de soja
  • Opcional: el zumo de medio limón
  • Para el topping: semillas de calabaza o germinados

 

Todos los ingredientes son muy fáciles conseguir en cualquier tienda de alimentación ecológica. Personalmente prefiero utilizar remolachas frescas y hervirlas yo misma si tengo tiempo, pero cuando vas con prisas puedas utilizar las remolachas que se venden ya hervidas y apenas notarás la diferencia.

En primer lugar coge un bol grande y desmenuza el tofu con las manos, de manera que queden como migas grandes. Corta la remolacha y añádela al bol al mismo tiempo que el resto de ingredientes. Utiliza una batidora de mano para mezclar bien hasta que quede una masa suave y homogénea. Este es el momento de probar el resultado y rectificar de sal. Ten en cuenta que la salsa de soja es de por sí muy salada y apenas necesitarás añadir sal.

Una vez esté listo el paté puedes cambiar el contenido a un recipiente de presentación y decorar con semillas de calabaza o germinados.

Un consejo, este paté vegetal de remolacha es perfecto para tomar con unos nachos de maíz, pero por supuesto también se puede tomar con pan tostado o lo que prefieras!

Espero que disfrutes mucho de esta receta y en caso de que te animes a hacerla que compartas por favor tu experiencia con nosotros!

Alejandra