La sopa de miso es uno de mis platos favoritos desde hace mucho tiempo. En estos días de frío es un plato super reconfortante, y aunque en casa solamente la tomo yo, siempre preparo más cantidad y así  la dejo lista para tomar en cualquier momento durante la semana. Es una sopa muy sencilla y rápida de hacer, así que si tienes los ingredientes en casa puedes prepararla en un momento. Aunque he de reconocer que soy tan fan de esta sopa que incluso, para los días que voy con mucha prisa y no he podido cocinar, siempre tengo en la despensa sobres de sopa de miso instantánea (ecológica), solamente se ha de añadir agua caliente y ya tienes una sopa lista, está claro que la casera no tiene comparación pero no están nada mal para emergencias.

Esta sopa típica japonesa además de estar muy buena posee también muchas propiedades beneficiosas para la salud. Uno de sus ingredientes principales, el miso, es un fermento que contiene enzimas que ayudan a nuestro sistema digestivo y cuidan nuestra flora intestinal, además tonifica el sistema inmune, ayuda a alcalinizar la sangre y a depurar las sustancias tóxicas del organismo. Es muy importante comprar el miso en tiendas ecológicas y comprobar que se trata de miso fermentado sin pasteurizar, además no debemos calentar el miso a altas temperaturas para que sus propiedades no se pierdan, en ningún caso debe llegar a hervir.

Hay muchos ingredientes opcionales para preparar la sopa de miso, yo siempre le añado alga wakame y tofu, y cuando puedo le pongo también setas shiitake como en este caso. El alga wakame tiene muchas vitaminas y minerales antioxidantes, es depurativa y ayuda al tránsito intestinal, y las setas shiitake, según muchos estudios, tienen muchas propiedades medicinales como estimular el sistema inmune entre otras funciones.

Por este motivo os recomiendo incluir la sopa de miso en vuestra dieta, aquí os dejo la receta para que os animéis a prepararla en casa.

Vas a necesitar los siguientes ingredientes para preparar una sopa para 4 personas:

Para el caldo:

  • 800 ml de agua
  • alga Kombu
  • un puñado de Katsuobushi
  • o 1 cucharadita de Dashi en polvo

 

Para la sopa:

  • 2 cucharadas gerosas de Miso (mejor del shiro o mugi)
  • 1 cebolleta
  •  cucharada de alga wakame
  • 4 setas shiitake
  • 100 gr de tofu sedoso

 

Existen dos opciones para preparar el caldo, la más rápida es comprar Dashi en polvo y diluir una cucharadita en 800 ml de agua. La otra opción es preparar el caldo con el alga Kombu y el Katsuobushi de la siguiente manera: limpia un trozo de alga Kombu (5 x 5cm aprox) con un paño húmedo, calienta el agua con el alga a fuego medio, cuando empiece a hervir baja el fuego al mínimo y añade un puñado de Katsuobushi. Deja cocer un par de minutos, apaga y deja que el Katsuobushi se vaya al fondo, colar el caldo.

Cuando tengas el caldo listo debes ponerlo de nuevo a calentar, añade los bulbos de las cebolletas cortados en media luna, y cuando esté en el punto de ebullición añade el tofu cortado en cuadraditos, deja cocer unos minutos. Pon la pasta de miso en un colador, con la ayuda de una cuchara de madera diluye el miso dentro de la sopa, una vez disuelto añade el alga wakame y los tallos de las cebolletas cortados en rodajas finas. Justo antes de que hierva de nuevo apaga el fuego. Servir caliente.

En cuanto hayas preparado esta sopa un par de veces te darás cuenta de lo sencillo y rápido que es hacerla. Espero que te guste!!

Texto y foto por Ale